Archivo de la etiqueta: castigo negativo

El castigo en niños II ¿Cuándo y cómo?

Tiempo fuera

 

¿Qué es el castigo negativo u omisión?

     La forma en la que nos comportamos depende en gran medida de lo que sucede después de nuestra conducta. Si nuestra conducta produce consecuencias agradables (p.ej., obtenemos algo que nos gusta o nos libramos de algo molesto) tiende a fortalecerse. Como vimos en una entrada anterior, la mejor forma de aumentar o fomentar una conducta es emplear las técnicas de reforzamiento positivo o negativo.

     En otras ocasiones, lo que nos interesa es reducir o eliminar un comportamiento problemático. Para ello, se pueden presentar consecuencias negativas después de la conducta a fin de que la debiliten. Técnicamente estos procedimientos se llaman castigo.

Existen dos enfoques básicos del castigo, según se presente un estímulo negativo (p.ej., regañar a un niño) o se retire algo agradable (p.ej., dejarlo sin su juguete favorito durante un tiempo). La primera opción se llama castigo positivo y se aplica en forma de sobrecorrección. El segundo tipo se llama castigo negativo u omisión. En esta entrada nos vamos a centrar en el castigo negativo.

[Total:159    Promedio:2.8/5]

El castigo en niños I ¿cuando y como?

Castigo

Tipos de castigo

     En la entrada previa explicaba que la conducta depende de las consecuencias que la siguen. Es decir, si un comportamiento va seguido de una consecuencia positiva, esa conducta se hace más fuerte y viceversa, los comportamientos que se siguen de consecuencias negativas tienden a reducirse en el futuro.

Por eso, como vimos, el mejor enfoque para aumentar conductas que deseamos fomentar es el reforzamiento positivo, que consiste en administrar premios cuando suceden los comportamientos de interés.

Pero, si como padres deseamos reducir una conducta inadecuada de nuestro hijo o hija ¿Qué posibilidades de actuación tenemos? Pues básicamente las tres siguientes:

Administrar una consecuencia negativa (un estímulo desagradable o aversivo) después de que suceda la conducta. Técnicamente a esta forma de castigar se la llama castigo positivo. Como veremos no tiene nada de positivo, la palabra positivo alude a la aparición de algo desagradable (p. ej., un grito, amenaza, insulto, azote, etc.).

Retirar una consecuencia positiva después de que ocurra el comportamiento. Si nos quitan algo que nos gusta (p.ej., nos dejan sin salir, ver la TV, jugar con el Ipad, etc.) también se nos castiga. Esta forma de castigo se llama castigo negativo. El término técnico puede resultar confuso, ya que negativo aquí significa que se pierde o se retira algo. Bajo esta forma de castigo se engloban varias estrategias que desarrollaré en una siguiente entrada y que son bastante recomendables.

– Podemos aplicar reforzamiento positivo a conductas que sean incompatibles con las que queremos reducir, mientras ignoramos la conducta problemática. Por ejemplo, premiar explícitamente conductas de colaboración y juego tranquilo entre hermanos ayuda a reducir los momentos en que se pelean.

Vamos a centrarnos en el castigo “positivo” o para entendernos mejor el castigo tradicional que es en el que se tiende a pensar cuando se menciona la palabra castigo. Sigue leyendo El castigo en niños I ¿cuando y como?

[Total:75    Promedio:3.5/5]