Saltar al contenido

BRAQUIÓPODOS

Reino: Animal

Filo BRACHIOPODA 

Los braquiópodos (del G. brakhýs, "corto" y podós, "pie")  son animales marinos solitarios que poseen dos valvas, una superior y una inferior,  unidas en los articulados en la parte posterior por una charnela, con dos dientes  en la valva ventral y dos fosetas en la dorsal, y por músculos en los inarticulados. En la actualidad hay unas 300 especies descritas, mientras que el registro fósil supera las 16.000.

Braquiópodos inarticulados y articulados

La concha es segregada por los bordes de sendos repliegues de la pared del cuerpo, a los que se denomina manto al igual que en los moluscos bivalvos, y se encuentra, generalmente, unida al sustrato a través de un pedúnculo que sale por la parte posterior de una de las conchas o por un orificio entre ambas. En algunos  géneros como Novocrania,  la concha ventral se cementa fuertemente al subtrato.

A la izquierda valva ventral de un ejemplar muerto de Novocrania anomala y en el centro, la dorsal de uno vivo.

La concha de algunas especies poseen orificios llamados puntuaciones, por donde se introduce el manto,  que van desde la superficie interna hasta casi el periostraco (capa orgánica que recubre la  concha).

Puntaciones de la concha de un braquiópodo articulado

Rodeando a la boca se encuentra el lofóforo, éste puede variar desde  formas circulares hasta presentar dos brazos con complejas espirales.  En los articulados el borde del lofóforo se mantiene gracias a la presencia de elementos esqueléticos (braquidio) o estructuras de la concha y en los inarticulados a la presión celomática.

Estructuras de sujeción del lóforo en un braquiópodo articulado (Megathiris detruncata)

Para alimentarse los braquiópodos abren las valvas gracias a la acción de los músculos abductores, en caso de los articulados, y por un aumento de la presión del líquido celomático en los inarticulados. Los cilios del lofóforo crean corrientes que hace que el agua circule por el interior, quedando el alimento atrapado y conducido a un surco alimentario que lo transporta a la boca. En caso de peligro, los músculos aductores cierran las valvas.

El estómago tiene forma de "U" y termina en un ano en los inarticulados o en un ciego en los articulados. El sistema circulatorio es abierto y el intercambio gaseoso se realiza a través de la pared del cuerpo. La presencia de hemeritrina en el liquido celomático  sugiere que éste es el responsable del transporte de oxígeno. De la eliminación de los productos nitrogenados se encargan uno o dos pares de metanefridios, que los vierten en la cavidad del manto. Al ser animales sésiles, el sistema nervioso queda reducido a un ganglio dorsal y otro central, unidos por un anillo nervioso que rodea al esófago y una serie de nervios que parten hacia las distintas partes del cuerpo, entre ellas al borde del manto en donde proliferan neurona sensoriales, posiblemente con función táctil.

Son dióicos y la fecundación, en general, es externa con una larva nadadora libre.

Viven en fondos rocosos, debajo de piedras o en el interior de grietas o cuevas. Algunas especies en fondos blandos.

ESPECIES DE NUESTRO LITORAL

-Subfilo: Rhynchonelliformea;  Clase: Rhynchomellata;  Orden: Terebratulida;  Superfamilia: Megathyridoidea; Familia:  Megathyrididae

Megathiris detruncata (Gmelin, 1791)

SINÓNIMOS: Anomia detruncata Gmelin, 1791

Concha de unos 6 mm. de longitud, más larga que ancha y con hasta 14 costillas. Color marrón. Vive en las paredes de grietas y cuevas.

- Subfilo: Rhynchonelliformea;  Clase: Rhynchonellata; Orden: Terebratulida;  Suborden: Terebratulidina;  Superfamilia:  Terebratuloidea; Familia: Terebratulidae 

Gryphus vitreus (Born, 1778)

SINÓNIMOS: Anomia vitrea Born, 1778

Concha con las valvas de color blanco translúcido, muy abobadas  y de unos 2 cm. de longitud. Vive  en fondos rocosos, próximos a zonas fangosas y es frecuente su captura por barcos de arrastre entre 150 y 300 m. de profundidad.

-Subfilo: Craniiformea;  Clase: Craniata;  Orden: Craniida;  Superfamilia: Cranioidea; Familia:  Craniidae 

Novocrania anomala (O. F. Müller, 1776) 

SINÓNIMOS: Anomia turbinata Poli, 1795; Crania anomala (O. F. Müller, 1776); Crania rostrata Höninghaus, 1828; Neocrania anomala (O. F. Müller, 1776); Novocrania rostrata (Höninghaus, 1828); Novocrania turbinata (Poli, 1795); Patella anomala O. F. Müller, 1776

Concha de unos 15 mm, con forma circular o cuadrangular y con la valva ventral fuertemente cementada con el sustrato. La valva dorsal es algo cónica, con el ápice centrado o algo desplazado hacia la parte posterior y el periostraco de color  variable, marrón  a rojizo.

Vive debajo de piedras o en el interior de cuevas desde cerca de la superficie hasta unos 300 m. de profundidad.

Miles de braquiópodos de la especie Novocrania anomala cubren las paredes de la Cueva de Cerro Gordo.

MÁS INFORMACIÓN

Litoral de Granada

- OCAÑA, A. SÁNCHEZ TOCINO, L., LÓPEZ GONZÁLEZ, S., VICIANA, J. F., 2000. Guía Submarina de Invertebrados no Artrópodos. Ed. Comares 471 pp.

General

- ÁLVAREZ, F., EMIG, C.C., ROLDÁN, C., VIÉITEZ, J.M. 2005. Lophophorata, Phoronida, Brachiopoda. En  Fauna Ibérica. Vol. 27. RAMOS , M.A. et al (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales. CSIC. Madrid. 276 pp.

- BRUSCA, R.C. Y BRUSCA. G.J. 2003. Invertebrados. McGraw-Hill Interamericana. 1005 pp.

- CICOGNA, F., NIKE BIANCHI, C., FERRARI, G. & FORTI, P. 2003. Grotte marine : cinquant'anni di ricerca in Italia.   Ministero dell'Ambiente e della Tutela del Territorio,   505 pp.

LUIS SÁNCHEZ TOCINO