OFIUROIDEOS

Reino: Animalia; Filo: Echinodermata; Subfilo: Asterozoa

Clase OPHIUORIDEA

Los ofiuroideos pueden recordar a los asteroideos dado que ambos tienen el cuerpo constituido por disco y brazos, pero se reconocen claramente porque los ofiuroideos tienen brazos normalmente largos que se diferencian netamente del disco central. Los representantes de esta clase pueden tener los brazos simples (ofiuridos) o ramificados (eurialos), de mayor o menor longitud respecto al tamaño del disco y con osículos aborales con forma de escama, presentes o ausentes.

La pared del cuerpo es la propia de los equinodermos, pero en este caso la epidermis es sustituida en algunas zonas, en gran parte por un capa delicada de dermis, de manera que los elementos esqueléticos quedan especialmente superficiales. Las espinas del esqueleto son relativamente escasas y sólo se encuentran en los márgenes de los brazos y, a veces, en la superficie aboral del disco. Las espinas relativamente largas situadas en los laterales de los brazos contribuyen a facilitar la adherencia para impulsarse y facilitan la locomoción y están unidas a tubérculos siendo por tanto móviles.

Detalle de un brazo de Ophiotrix fragilix

El esqueleto del disco oral puede estar constituido por una placa central rodeada por anillos concéntricos de placas en número de cinco o múltiplos de cinco, no todas del mismo tamaño y relativamente pequeñas, en algunas especies como en Ophiura ophiura destacan cinco pares de escudos radiales, cada par en la base a ambos lados de la inserción de los brazos aboralmente.

En el caso de los ofiuroideos, en la superficie aboral no aparece ano (el tubo digestivo es ciego) ni madreporito (el madreporito es ventral).

En vista oral se pueden apreciar gran parte de las peculiaridades de los ofiuroideos. En primer lugar, podemos comprobar que éstos no tienen surco ambulacral como tal, sino unos simples orificios pares que se repiten a lo largo de los brazos, por donde salen los pies ambulacrales, que son largos, finos, delicados y terminados en punta ya que no son utilizados para el movimiento, sino en la recogida de partículas de alimento. Apreciamos además, como a ambos lados de la inserción de cada brazo en el disco existe un par, o a veces dos pares (5 pares ó 5 x 2 pares), de hendiduras denominadas bursales, ya que a ese mismo nivel, pero interiormente, aparecen cinco pares de bolsas denominadas bursas abiertas al exterior por las correspondientes hendiduras.

La abertura bucal tiene forma estrellada con dentículos aplanados, aunque fuertes, dirigidos hacia la luz de dicha abertura. Estos dentículos están insertados en los bordes de cinco pares de placas orales que preceden a los correspondientes cinco escudos orales o se insertan directamente sobre los escudos orales que son las placas bucales más aparentes que rodean la boca en posición interradial. El madreporito corresponde con uno de los escudos orales.

El interior del disco del ofiuroideo esta ocupado prácticamente de forma total por el estómago que, tras ser precedido por un corto esófago, se abre en la boca. Pegadas a las paredes del estómago, albergadas en sendas depresiones del mismo, se sitúan los cinco pares de bursas. A su vez sobre las paredes de éstas y abiertas a las mismas existen una serie de pequeñas bolsitas en número muy variable, que corresponden con las gónadas. La función de las bursas es intervenir en el intercambio gaseoso y en la excreción, dado que están abiertas al exterior mediante las correspondientes hendiduras bursales. El movimiento de los cilios situados en la superficie interna de la bursa crea corrientes de agua que pasan por un extremo de la hendidura, recorren la bolsa y salen al exterior por el extremo bucal de dicha abertura, facilitando la ventilación de la misma y el arrastre, en su momento, de los gametos al exterior.

Las vértebras, que ocupan el interior de los brazos, están unidas mediante articulaciones musculares que permiten que, en los ofiuridos, el movimiento de éstos sea en el plano horizontal o vertical.

Reconstrucción volumétrica obtenida mediante microtomografía realizada por el Prof. Javier Alba-Tercedor.

Los eurialos poseen unas articulaciones vertebrales de tal tipo que permiten que los brazos se muevan en todas las direcciones del espacio e incluso se puedan enrollar alrededor de cualquier objeto. Los brazos de éstos, ramificados o no, pueden por tanto realizar movimientos mucho más complejos que los de aquellos. Los ofiuroideos son los equinodermos más rápidos a la hora de ejecutar sus movimientos.

Algunos ofiúridos son capaces de enterrarse en el sedimento con la ayuda fundamentalmente de sus espinas braquiales, realizando movimientos rápidos de los brazos. Cuando se alimentan, fundamentalmente por la noche, mantienen al exterior y elevados dos o tres brazos, de tal forma que los pies ambulacrales alargados quedan a merced de las corrientes de agua, atrapando partículas alimenticias de distinta naturaleza, incluidos pequeños animalitos, y éstas, englobadas en mucus, producido por los propios podios, van viajando entre la base de los mismos y de las espinas braquiales en dirección a la boca.

Brazox de Ophiopsilla aranea

Esta alimentación filtradora la poseen también la mayoría de los eurialos que utilizan sus brazos ramificados como redes de captación de plancton, teniendo, igualmente, los podios un papel preponderante a la hora de la captura y conducción del alimento hacia la boca.

 

Sin embargo, la mayoría de las especies de ofiúridos se alimentan del detritos, del tapiz vegetal e incluso de pequeños animales que viven sobre los sustratos duros “raspándolos” con la ayuda de sus dentículos orales a los que incorrectamente se les denomina “mandíbulas”.

Casi todos los ofiuroideos son dioicos y no presentan dimorfismo sexual, aunque a alguna especie se le conoce machos enanos. Pocos ofiuroideos se pueden reproducir asexualmente y no son raras las especies hermafroditas. Está en ellos muy acusada la capacidad de regeneración. Las gónadas se corresponden, como ya hemos adelantado, con pequeños sacos, que en número variado, en función del grado de madurez sexual del individuo, se localizan cubriendo la superficie de las bursas. Cuando los gametos maduran, caen en el interior de las bursas y salen al exterior gracias a las corrientes de agua respiratorias. La fecundación y el desarrollo embrionario se produce normalmente en el medio, existiendo algunas especies que incuban sus embriones, ya que utilizan en este caso también las bursas como cámaras de incubación.

La forma larvaria de los ofiuroideos es la ofiopluteus. Ésta presenta cuatro pares de brazos alargados, sostenidos por varillas esqueléticas y las correspondientes bandas ciliadas locomotoras. La metamorfosis ocurre mientras la larva aún es nadadora. Una vez que los pequeños juveniles caen al fondo comienzan los cambios que terminan en la forma adulta.

ESPECIES DE NUESTRO LITORAL

- Familia GORGONOCEPHALIDAE

Astrospartus mediterraneus

- Familia OPHIOCOMIDAE

Ophiocomina nigra

Ophiopsilla aranea

- Familia OPHIODERMATIDAE

Ophioderma longicauda

- Familia OPHIOTRICHIDAE

Ophiotrix fragilis

- Familia OPHIURIDAE

Ophiura ophiura

MÁS INFORMACIÓN

VÍDEO

FOTOGRAFÍAS

Juvenil plánctonico de una ofiura.

BIBLIOGRAFÍA

Litoral granadino

-Ocaña, A., 2006. Equinodermos. Fauna Andaluza. pp. 174-190. En TINAUT, A. y PASCUAL, F. (Coordinadores). Proyecto Andalucía. Naturaleza. Volumen XV (Zoología III). Publicaciones Comunitarias, SL., Sevilla. ISBN: 84-933178-9-6

-OCAÑA, A., L. SÁNCHEZ TOCINO, S. LÓPEZ GONZÁLEZ y J.F. VICIANA MARTÍN. 2000. Guía Submarina de Invertebrados no Artrópodos. Ed. Comares. Granada. 471 pp.

-OCAÑA, A. y PÉREZ-RUZAFA, A. 2004. Los Equinodermos de las costas andaluzas. Acta Granatense, 3

AMELIA OCAÑA MARTÍN Y ÁNGEL PÉREZ RUZAFA