Saltar al contenido

SISTEMAS DE DEFENSA EN EQUINODERMOS

Aunque los equinodermos no cuentan con excesivos enemigos naturales, entre sus principales depredadores se encuentran diversas especies de peces, moluscos  como la caracola Charonia lampas y las propias estrellas de mar. Además, en algunas regiones geográficas hay que incluir algunos mamíferos como nutrias marinas, focas y el hombre.

Paracentrotus lividus depredado por Marthasterias glacialis.

Esto ha hecho que, a lo largo de su evolución, los distintos grupos de equinodermos hayan desarrollado distintos mecanismos y estrategias defensivas que han garantizado su supervivencia y su éxito evolutivo. Muchas de éstas, como ya se ha comentado, consisten en coloraciones y comportamientos crípticos, hábitos nocturnos, vida infaunal, etc.

Luidia ciliaris enterrándose.

La autotomía de los brazos y partes del cuerpo poco importantes es un recurso utilizado por crinoideos, ofiuras y algunas holoturias, y la presencia de espinas es común a los erizos, los brazos de las ofiuras y a algunas estrellas de mar.

En los crinoideos aparece, además, una mayor calcificación en el tegmen, donde se albergan los órganos sensibles, y la transformación de las pínnulas proximales en dientes orales en forma de espinas, especialmente en especies de arrecifes de coral que no son crípticas.

En los asteroideos la principal defensa la aporta el desarrollo del endoesqueleto, de espinas y del tejido dérmico. A su vez han desarrollado pedicelarios específicos con mandíbulas, espiniformes, etc., con los que se defienden de los agresores. Algunas especies, presentan secreciones de mucus con saponinas que repelen las agresiones de otras especies que actúan como depredadoras.

Brazo de Astropecten aranciacus

En erizos y holoturias el tamaño corporal grande puede ser un mecanismos defensivo muy eficaz. Las holoturias, además, al carecer de espinas, pueden presentar tubos de Cuvier y toxinas en la pared del cuerpo (holoturina) que actúan como citostáticos.

Holothuria sanctori expulsando los túbulos de Cuvier.

MÁS INFORMACIÓN

BIBLIOGRAFÍA

Litoral granadino

-OCAÑA, A. y PÉREZ-RUZAFA, A. 2004. Los Equinodermos de las costas andaluzas. Acta Granatense.

AMELIA OCAÑA MARTÍN Y ÁNGEL PÉREZ RUZAFA