Hoy, día 23 de abril, se reverencia la lectura. El libro. Se celebra al lector. Aquel que sobrevive a pesar de la televisión, internetización y otras digitalizaciones. Aquel que disfruta, comparte y anima a los demás. Hoy es TU día si estás leyendo estas palabras, porque los que no son lectores pinchan «me gusta» sin curiosear de qué va el resto de la historia.

Un día como hoy hace XXII siglos surgió el templo de Venus en Roma. En el Anno Domini 303 fue decapitado San Jorge, al que veneran en Cataluña con una rosa y un libro en la mano. En 1605, Fiódor Godunov fue proclamado el zar de toda la Rusia.

También ese día, en 1836, vio la luz el primer número de la mítica revista «Sovreménnik» («El Contemporáneo») fundada por Alexandr Púshkin. La crème de la crème de la literatura rusa ha publicado sus obras en esta revista: Pushkin, Zhukovski, Gógol, Belínski, Tiútchev, Nekrásov, Turguénev, Goncharov, Tolstói, entre otros.

Shakespeare murió el mismo día de su nacimiento en 1616

23 de abril es el día del libro y de la lengua inglesa pues tal día en 1564 nació William Shakespeare. Fundador del teatro moderno y autor que ha trascendido todas las fronteras imaginables. Pero éste no es el único hecho conmemorable en la cultura británica el día 23 de abril. A veces parece que la vida juega con nosotros a los dados: Shakespeare murió el mismo día de su nacimiento en 1616.

Pero hay más. Un día antes en Madrid fallecía Miguel de Cervantes Saavedera, con el que comenzó la historia de la novela occidental contemporánea. Mientras desvanecían las últimas imágenes en la mente del creador de «Romeo y Julieta», los fieles acompañaban el cuerpo del autor de «Don Quijote» en su último viaje.

Y no hemos terminado aún.

El último día de Shakespeare también lo fue para el «príncipe de los escritores del Nuevo Mundo» Inca Garcilaso de la Vega, fallecido en Córdoba. Cervantes e Inca Garcilaso representan la literatura escrita en lengua española a ambos lados del océano Atlántico. Por ello, el 23 de abril también es el día internacional de la lengua española.

Créditos: https://elpais.com/cultura/2018/05/05/actualidad/1525519031_363509.html

23 de abril celebraba su cumpleaños Vladímir Nabokov. Un escritor controvertido, admirador de Shakespeare, autor de un libro sobre «Don Quijote» y el gran estudioso de Pushkin. Nació el 10 de abril de 1899 en la Rusia imperial que vivía acorde al calendario juliano. Entre este calendario y el gregoriano, que regía en la Europa católica y protestante, en el siglo XIX había un desfase de 12 días. De modo que según el calendario gregoriano, al que la Rusia bolchevique se adhirió en 1918, el nacimiento de Nabokov correspondía a 22 de abril.

Cuando el escritor se trasladó a vivir a Europa huyendo de la revolución, todas las fechas pasaron a considerarse de acuerdo con el calendario adoptado en Europa. La nueva documentación reflejaba las fechas ya convertidas. Pero en el siglo XX a los 12 días de diferencia que había entre los calendarios juliano y gregoriano hubo que añadir un día más. Así pues, a partir de 1900 ya se contaban 13 días de desfase.

Si bien Nabokov naciera todavía en el siglo XIX, aprovechó la confusión para pasar su cumpleaños a 23 de abril. No sólo porque le gustaba la idea de compartir el día con sus autores favoritos sino también porque odiaba el hecho de haber nacido el mismo día que Vladímir Lenin (1870) y demasiado cerca de Adolfo Hitler (20 de abril de 1889).

La miscelánea de efemérides en honor al 23 de abril la quiero cerrar con las fotos de la biblioteca más bonita de Rusia, la Biblioteca Presidencial de Borís Yeltsin. Que, por cierto, murió el 23 de abril de 2007.

Visita virtual 3-D

Author: centrorusougr

El Centro ruso de la Universidad de Granada es una institución no lucrativa, creada gracias a la colaboración entre la Universidad de Granada y la Fundación “Russkiy Mir”.