Un estudio jurídico de la UGR halla una amplia tendencia a la interpretación literal de las leyes: el texto gana peso sobre las consecuencias reales de algunos actos