Handel – Judas Macabeo

OBRA

Libreto de Thomas Morell 
Música de Georg Friedrich Händel

 Dramatis Personae

Judas Macabeo (tenor)

Simón, su hermano (bajo)

Mujer Israelita (soprano)

Hombre israelita (mezzo-soprano o contralto)

Eupolemo, Embajador judío en Roma (bajo)

Mensajero (mezzo-soprano o contratenor)

ACT ONE 1. OVERTURE Chorus of Israelites, men and women, lamenting the death of Mattathias, the father of Judas Maccabaeus. 2. CHORUS OF ISRAELITES Mourn, ye afflicted children, the remains Of captive Judah, mourn in solemn strains; Your sanguine hopes of liberty give o’er, Your hero, friend and father is no more. 3. RECITATIVE Israelitish Man Well, may your sorrows, brethren, flow In all th’expressive signs of woe: Your softer garments tear, And squalid sackcloth wear, Your drooping heads with ashes strew, And with the flowig tear your cheeks bedew. Israelitish Woman Daughters, let your distressful cries And loud lament ascend the skies; Your tender bosoms beat, and tear, With hands remorseless, your dishevell’d hair; For pale and breathless Mattathias lies, Sad emblem of his country’s miseries! 4. DUET Israelitish Woman and Man From this dread scene, these adverse pow’rs, Ah, whither shall we fly? O Solyma! Thy boasted tow’rs In smoky ruins lie. 5. CHORUS OF ISRAELITES For Sion lamentation make, With words that weep, and tears that speak. 6. RECITATIVE Israelitish Man Not vain is all this storm of grief; To vent our sorrows, gives relief. Wretched indeed! But let not Judah’s race Their ruin with desponding arms embrace. Distractful doubt and desperation Ill become the chosen nation, Chosen by the great I AM, The Lord of hosts, who, still the same, We trust, will give attentive ear To the sincerity of pray’r. 7. AIR Israelitish Man Pious orgies, pious airs, Decent sorrow, decent pray’rs, Will to the Lord ascend, and move His pity, and regain His love. 8. CHORUS OF ISRAELITES O Father, whose Almighty pow’r The Heav’ns, and earth, and seas adore; The hearts of Judah, thy delight, In one defensive band unite. And grant a leader bold, and brave, If not to conquer, born to save. 9. RECITATIVE Simon I feel, I feel the deity within, Who, the bright cherubim between, His radiant glory erst display’d; To Israel’s distressful pray’r He hath vouchsafe’d a gracious ear, And points out Maccabaeus to their aid: Judas shall set the captive free, And lead us all to victory. 10. AIR Simon Arm, arm, ye brave! A noble cause, The cause of Heav’n your zeal demands. In defence of your nation, religion, and laws, The Almighty Jehovah will strengthen your hands. Arm, arm, ye brave! a noble cause , The cause of Heav’n your zeal demands. 11. CHORUS OF ISRAELITES We come, we come, in bright array, Judah, thy sceptre to obey. 12. RECITATIVE Judas Maccabaeus ‘Tis well, my friends; with transport I behold The spirit of our fathers, fam’d of old For their exploits in war. Oh, may they fire With active courage you, their sons inspire: As when the mighty Joshua fought, And those amazing wonders wrought, Stood still, obedient to his voice, the sun, Till kings he had destroy’d, and kingdoms won. 13. AIR Judas Maccabaeus Call forth thy pow’rs, my soul, and dare The conflict of unequal war. Great is the glory of the conqu’ring sword, That triumphs in sweet liberty restor’d. Call forth. thy pow’rs, my soul, and dare The conflict of unequal war. 14. RECITATIVE Israelitish Woman To Heav’n’s Almighty king we kneel, For blessings on this exemplary zeal. Bless him, Jehovah, bless him, and once more To thy own Israel liberty restore. 15. AIR Israelitish Woman O liberty, thou choicest treasure, Seat of virtue, source of pleasure! Life, without thee, knows no blessing, No endearment worth caressing. 16. AIR Israelitish Woman Come, ever-smiling liberty, And with thee bring thy jocund train. For thee we pant, and sigh for thee, With whom eternal pleasures reign. Come, ever-smiling liberty, And with thee bring thy jocund train. 17. RECITATIVE Israelitish Man O Judas, may these noble views inspire All Israel with thy true heroic fire! 18. AIR Israelitish Man ‘Tis liberty, dear liberty alone, That gives fresh beauty to the sun; That bids all nature look more gay, And lovely life with pleasure steal away. 19. DUET Israelitish Woman and Man Come, ever-smiling liberty, And with thee bring thy jocund train. For thee we pant, and sigh for thee, With whom eternal pleasures reign. 20. CHORUS OF ISRAELITES Lead on, lead on! Judah disdains The galling load of hostile chains. 21. RECITATIVE Judas Maccabaeus So will’d my father now at rest In the eternal mansions of the blest: “Can ye behold,” said he “the miseries, In which the long-insulted Judah lies? Can ye behold their dire distress, And not, at least, attempt redress?” Then, faintly, with expiring breath, “Resolve, my sons, on liberty, or death!” We come! Oh see, thy sons prepare The rough habiliments of war; With hearts intrepid, and revengeful hands, To execute, O sire, thy dread commands. 22. SEMI-CHORUS OF ISRAELITISH MEN Disdainful of danger, we’ll rush on the foe, That Thy pow’r, O Jehovah, all nations may know. 23. RECITATIVE Judas Maccabaeus Ambition! If e’er honour was thine aim, Challenge it here: The glorious cause gives sanction to thy claim. 24. AIR Judas Maccabaeus No unhallow’d desire Our breasts shall inspire, Nor lust of unbounded pow’r! But peace to obtain: Free peace let us gain, And conquest shall ask no more. 25. RECITATIVE Israelitish Man Haste we, my brethren, haste we to the field, Dependant on the Lord, our strength and shield. 26. CHORUS OF ISRAELITES Hear us, O Lord, on Thee we call, Resolv’d on conquest, or a glorious fall. ACT TWO 27. CHORUS OF ISRAELITES Fall’n is the foe; so fall Ty foes, O Lord, Where warlike Judas wields his righteous sword! 28. RECITATIVE Israelitish Man Victorious hero! Fame shall tell, With her last breath, how Apollonius fell, And all Samaria fled, by thee pursued Through hills of carnage and a sea of blood; While thy resistless prowess dealt around, With their own leader’s sword, the deathful wound. Thus, too, the haughty Seron, Syria’s boast, Before thee fell with his unnumber’d host. 29. AIR Israelitish Man So rapid thy course is, Not numberless forces Withstand thy all-conquering sword. Though nations surround thee, No pow’r shall confound thee, Till freedom again be restor’d. So rapid. . . da capo 30. RECITATIVE Israelitish Man Well may we hope our freedom to receive, Such sweet transporting views thy actions give. 31.DUET Israelitish Woman and Man Sion now her head shall raise, Tune your harps to songs of praise. 32. CHORUS Israelites Sion now her head shall raise, Tune your harps to songs of praise. 33. RECITATIVE Israelitish Woman Oh, let eternal honours crown his name: Judas, first worthy in the rolls of fame. Say, “He put on the breast-plate as a giant, And girt his warlike harness about him; In his acts he was like a lion, And like a lion’s whelp roaring for his prey.” 34. AIR Israelitish Woman From mighty kings he took the spoil, And with his acts made Judah smile. Judah rejoiceth in his name, And triumphs in her hero’s fame. From mighty kings. . . da capo 35. DUET Israelitish Woman and Man Hail, hail, Judea, happy land! Salvation prospers in his hand. 36. CHORUS Israelites Hail, hail, Judea, happy land! Salvation prospers in his hand. 37. RECITATIVE Judas Maccabaeus Thanks to my brethren; but look up to Heav’n; To Heav’n let glory and all praise be giv’n; To Heav’n give your applause, Nor add the second cause, As once your fathers did in Midian, Saying, “The sword of God and Gideon.” It was the Lord that for his Israel fought, And this our wonderful salvation wrought. 38. AIR Judas Maccabaeus How vain is man, who boasts in fight The valour of gigantic might! And dreams not that a hand unseen Directs and guides this weak machine. How vain. . . da capo 39. RECITATIVE Messenger O Judas, O my brethren! New scenes of bloody war In all their horrors rise. Prepare, prepare, Or soon we fall a sacrifice To great Antiochus; from th’Egyptian coast, (Where Ptolemy hath Memphis and Pelusium lost) He sends the valiant Gorgias, and commands His proud, victorious bands To root out Israel’s strength, and to erase Ev’ry memorial of the sacred place. 40. AIR Israelitish Woman Ah! wretched, wretched Israel! fall’n, how low, From joyous transport to desponding woe. 41. CHORUS Israelites Ah! wretched, wretched Israel! fall’n, how low, From joyous transport to desponding woe. 42. RECITATIVE Simon Be comforted, nor think these plagues are sent For your destruction, but for chastisement. Heav’n oft in mercy punisheth, that sin May feel its own demerits from within, And urge not utter ruin. Turn to God, And draw a blessing from His iron rod. 43. AIR Simon The Lord worketh wonders His glory to raise; And still, as he thunders, Is fearful in praise. 44. RECITATIVE Judas Maccabaeus My arms! Against this Gorgias will I go. The Idumean governor shall know How vain, how ineffective his design, While rage his leader, and Jehovah mine. 45. AIR Judas Maccabaeus Sound an alarm! Your silver trumpets sound, And call the brave, and only brave, around. Who listeth, follow: to the field again! Justice with courage is a thousand men. Sound an alarm, your silver trumpets sound! And call the brave, and only brave, around. 46. CHORUS We hear, we hear the pleasing dreadful call, And follow thee to conquest; if to fall, For laws, religion, liberty, we fall. 47. RECITATIVE Simon Enough! To Heav’n we leave the rest. Such gen’rous ardour firing ev’ry breast, We may divide our cares; the field be thine, O Judas, and your sanctuary mine; For Sion, holy Sion, seat of God, In ruinous heaps, is by the heathen trod; Such profanation calls for swift redress, If e’er in battle Israel hopes success. 48. AIR Simon With pious hearts, and brave as pious, O Sion, we thy call attend, Nor dread the nations that defy us, God our defender, God our friend. 49. RECITATIVE Israelitish Man Ye worshippers of God, Down, down with the polluted altars, down. Hurl Jupiter Olympius from his throne, Nor reverence Bacchus with his ivy crown And ivy-wreathed rod. Our fathers never knew Him, or his beastly crew, Or, knowing, scorn’d such idol vanities. Israelitish Woman No more in Sion let the virgin throng, Wild with delusion, pay their nightly song To Ashtoreth, yclep’t the Queen of Heav’n. Hence to Phoenicia be the goddess driv’n, Or be she, with her priests and pageants, hurl’d To the remotest corner of the world, Ne’er to delude us more with pious lies. 50. AIR Israelitish Woman Wise men, flatt’ring, may deceive us With their vain, mysterious art; Magic charms can ne’er relieve us, Nor can heal the wounded heart. But true wisdom can relieve us, Godlike wisdom from above; This alone can ne’er deceive us, This alone all pains remove. Wise men, flatt’ring. . . da capo 51. DUET Israelitish Woman and Man Oh, never, never bow we down To the rude stock or sculptur’d stone. We worship God, and God alone. 52. CHORUS OF ISRAELITES We never, never will bow down To the rude stock or sculptur’d stone. We worship God, and God alone. ACT THREE 53. AIR Israelitish Man Father of Heav’n! From Thy eternal throne, Look with an eye of blessing down, While we prepare with holy rites, To solemnize the feasts of lights. And thus our grateful hearts employ; And in Thy praise This altar raise, With carols of triumphant joy. Father of Heav’n. . . da capo 54. RECITATIVE Israelitish Man See, see yon flames, that from the altar broke, In spiring streams pursue the trailing smoke. The fragrant incense mounts the yielding air; Sure presage that the Lord hath heard our pray’r. 55. RECITATIVE Israelitish Woman Oh, grant it, Heav’n, that our long woes may cease, And Judah’s daughters taste the calm of peace, Sons, brothers, husbands to bewail no more, Tortur’d at home, or havock’d in the war. 56. AIR Israelitish Woman So shall the lute and harp awake, And sprightly voice sweet descant run, Seraphic melody to make, In the pure strains of Jesse’s son. 57. RECITATIVE Messenger, Simon From Capharsalama, on eagle wings I fly, With tidings of impetuous joy: Came Lysias, with his host, array’d In coat of mail; their massy shields Of gold and brass, flash’d lightning o’er the fields, While the huge tow’r-back’d elephants display’d A horrid front. But Judas, undismay’d, Met, fought, and vanquish’d all the rageful train. Yet more, Nicanor lies with thousands slain; The blasphemous Nicanor, who defied The living God, and, in his wanton pride, A public monument ordain’d Of victories yet ungain’d. But lo, the conqueror comes; and on his spear, To dissipate all fear, He bears the vaunter’s head and hand, That threaten’d desolation to the land. 58. CHORUS Chorus of youths See, the conqu’ring hero comes! Sound the trumpets, beat the drums. Sports prepare, the laurel bring, Songs of triumph to him sing. Chorus of virgins See the godlike youth advance! Breathe the flutes, and lead the dance; Myrtle wreaths, and roses twine, To deck the hero’s brow divine. chorus of israelites See, the conqu’ring hero comes! Sound the trumpets, beat the drums. Sports prepare, the laurel bring, Songs of triumph to him sing. See, the conqu’ring hero comes! Sound the trumpets, beat the drums. 59. MARCH 60. CHORUS OF ISRAELITES Sing unto God, and high affections raise, To crown this conquest with unmeasur’d praise. 61. RECITATIVE Judas Maccabaeus Sweet flow the strains, that strike my feasted ear; Angels might stoop from Heav’n to hear The comely song we sing, To Israel’s Lord and King. But pause awhile: due obsequies prepare To those who bravely fell in war. To Eleazar special tribute pay; Through slaughter’d troops he cut his way To the distinguish’d elephant, and, whelm’d beneath The stabbed monster, triumph’d in a glorious death. 62. AIR Judas Maccabaeus With honour let desert be crown’d, The trumpet ne’er in vain shall sound; But, all attentive to alarms, The willing nations fly to arms, And, conquering or conquer’d, claim the prize Of happy earth, or far more happy skies. 63. RECITATIVE Eupolemus (the Jewish Ambassador to Rome) Peace to my countrymen; peace and liberty. From the great senate of imperial Rome, With a firm league of amity, I come. Rome, whate’er nation dare insult us more, Will rouse, in our defence, her vet’ran pow’r, And stretch her vengeful arm, by land or sea To curb the proud, and set the injur’d free. 64. CHORUS OF ISRAELITES To our great God be all the honour giv’n, That grateful hearts can send from earth to Heav’n. 65. RECITATIVE Israelitish Woman Again to earth let gratitude descend, Praiseworthy is our hero and our friend. Come then, my daughters, choicest art bestow, To weave a chaplet for the victor’s brow; And in your songs for ever be confess’d The valour that preserv’d, the pow’r that bless’d, Bless’d you with hours, that scatter, as they fly, Soft quiet, gentle love, and boundless joy. 66. AIR (DUET) Israelitish Woman and Man O lovely peace, with plenty crown’d, Come, spread thy blessings all around. Let fleecy flocks the hills adorn, And vallies smile with wavy corn. Let the shrill trumpet cease, nor other sound But nature’s songsters wake the cheerful morn. O lovely peace. . . da capo 67. AIR Simon Rejoice, O Judah, and, in songs divine, With cherubim and seraphim harmonious join! 68. CHORUS Israelites Hallelujah! Amen. ACTO PRIMERO 1. OBERTURA Coro de israelitas, hombres y mujeres, llorando la muerte de Matatías, padre de Judas Macabeo. 2. CORO Llorad, hijos afligidos, reliquias de la cautiva Judea, lanzad vuestros lamentos; renunciad a vuestras legítimos deseos de libertad; vuestro héroe, padres y hermanos, ha dejado de existir. 3. RECITATIVO El hombre israelita Hermanos, dad paso a vuestro dolor, manifestadlo en toda su fuerza; desgarrad vuestras suaves túnicas y vestíos de áspero paño y cubrid vuestra humillada cabeza con cenizas y dejad que las lágrimas bañen vuestras mejillas. La mujer israelita Hijas, que vuestros gritos desesperados y vuestros fuertes gemidos asciendan hasta el cielo. Golpead vuestros tiernos pechos y mesad, con manos despiadadas vuestros despeinados cabellos; porque Matatías yace pálido e inerte, ¡triste emblema de las miserias de su país! 4. DUO El hombre y la mujer israelitas De esta pavorosa escena, de estos poderes adversos, ¡Ay!, ¿a dónde huir? ¡Oh Solima! Tus altivas torres no son más que ruinas humeantes. 5. CORO DE ISRAELITAS Lamentaos por Sión, con palabras que lloran y lágrimas que hablan. 6. RECITATIVO El hombre israelita Este torrente de pena no nos asalta en vano; dar salida a nuestro dolor lo alivia. ¡Ah míseros! Pero que la raza de Judea no acepte su suerte sin luchar contra ella. La duda, el desaliento y la desesperación mal van a la nación elegida, elegida por el Ser Supremo, el Señor de los Ejércitos quien, siempre igual, confiamos escuchará atento la sinceridad de nuestra plegaria. 7. ARIA El hombre israelita Nuestras ceremonias sagradas, piadosos cánticos, sincero dolor, nuestras sinceras oraciones subirán hasta el Señor, despertarán su compasión y recobrarán su amor. 8. CORO DE ISRAELITAS ¡Oh, Padre cuya omnipotencia adoran cielo, tierra y mares! Une a los corazones de Judea, tu tierra, en una alianza que los defienda. Y concédele un caudillo intrépido y valiente, nacido, si no para conquistar, sí para salvarla. 9. RECITATIVO Simón Siento, siento en mi interior a la Divinidad, que, entre los resplandecientes querubines, su radiante gloria ha eternamente mostrado, clemente ha escuchado la triste súplica de Israel y en su ayuda envía a Macabeo; Judas liberará a los cautivos y nos conducirá a la victoria. 10. ARIA Simón ¡A las armas, a las armas, Valientes! Una noble causa, la causa del cielo, requiere vuestro empeño. En defensa de vuestra nación, religión y leyes, Jehová el Todopoderoso fortalecerá vuestro brazo. ¡A las armas, a las armas, Valientes! Una noble causa, la causa del cielo, requiere vuestro empeño.. 11. CORO DE ISRAELITAS Venimos, venimos, esplendoroso ejército, Judas, para obedecer tu cetro. 12. RECITATIVO Judas Macabeo Está bien, ¡oh amigos! Contemplo con alegría el espíritu de nuestros padres, famoso antaño por sus proezas. Que su fuego prenda a sus hijos de activo coraje, como cuando el poderoso Josué luchaba y obraba aquellas fantástica maravillas parando el sol, obediente a su voz, hasta destruir a los reyes y ganar sus reinos. 13. ARIA Judas Macabeo Reúne a tus potencias, alma mía, y no rehuyas el conflicto de una guerra Desigual. Grande es la gloria de la espada victoriosa que triunfa y nos Devuelve la dulce libertad. Reúne a tus potencias, alma mía y no rehuyas el conflicto de una guerra desigual. 14. RECITATIVO La mujer israelita Ante el Todopoderoso rey del cielo nos arrodillamos, para que nos bendiga En esta empresa ejemplar. Bendícelo, Jehová, bendícelo, y devuelve la libertad a tu pueblo Israel. 15. ARIA La mujer israelita ¡Oh libertad, tesoro incomparable, receptáculo de virtud, fuente de gozo! La vida, sin ti, no conoce bendición, Ni caricias, ni ternuras. 16. ARIA La mujer israelita Ven, siempre sonriente libertad, Y trae consigo tu alegre cortejo, Por ti palpitamos y por ti suspiramos, Porque en ti reina eterna felicidad. Ven, siempre sonriente libertad, Y trae consigo tu alegre cortejo. 17. RECITATIVO El hombre israelita ¡Oh, Judas, pueden tus nobles pensamientos insuflar al pueblo de Israel tu heroico ardor! 18. ARIA El hombre israelita Oh libertad, solo tú das al sol un esplendor siempre renovado; es sobre tu orden cuando la naturaleza está más alegre y cuando la vida, ese bien precioso, discurre más dulce. 19. DUO La mujer y el hombre israelita Ven, siempre sonriente libertad, Y trae consigo tu alegre cortejo, Por ti palpitamos y por ti suspiramos, Porque en ti reina eterna felicidad. 20. CORO DE ISRAELITAS ¡Adelante, adelante! Judas desprecia el amargo peso de las cadenas enemigas. 21. RECITATIVO Judas Macabeo Así habló mi padre, que ahora reposa En la mansión eterna de los bienaventurados: “¿Puedes tú contemplar”, dijo, “las miserias que sufre Judea, pisoteada durante tanto tiempo? ¿Puedes tú contemplar su terrible afrenta, sin, por lo menos, intentar repararla?”. Y luego, débilmente, con voz agonizante: “¡Elegid, hijos míos, entre la libertad o la muerte!” ¡Ya vamos! Mira cómo tus hijos preparan las fuertes armaduras de la guerra, para ejecutar. Señor, tus terribles mandatos, con corazón intrépido y brazo vengador. 22. SEMI-CORO DE HOMBRES ISRAELITAS Despreciando el peligro caeremos sobre el enemigo para que todas las naciones, oh, Jehová, conozcan tu poder. 23. RECITATIVO Judas Macabeo ¡Oh, ambición, si la gloria fue alguna vez tu meta, aquí la encontrarás! La sagrada causa es digan de tu celo. 24. ARIA Judas Macabeo ¡Ningún deseo impuro, ni ansia de poder, inflaman nuestro pecho! Obtengamos la paz, recobremos la libertad, y no pediremos nuevas conquistas. 25. RECITATIVO El hombre israelita Corramos hermanos, al campo de Batalla, y confiemos en el Señor, nuestro escudo es fortaleza. 26. CORO DE ISRAELITAS Óyenos, oh Señor. A Ti imploramos, Danos la victoria o una muerte gloriosa. ACTO SEGUNDO 27. CORO DE ISRAELITAS Caído está el enemigo, así caen tus enemigos, oh Señor, cuando el guerrero Judas empuña su justa espada. 28. RECITATIVO El hombre israelita ¡Héroe victorioso! La fama contará, con su último suspiro, como cayó Apolonio y toda Samario huyó, por ti perseguida a través de colinas de cadáveres y un mar de sangre, mientras tu irresistible fuerza reparta en rededor por la espada de su propio jefe, la herida mortal. Y así también el altivo Serón, orgullo de Siria, cayó ante ti junto con su innumerable ejército. 29. ARIA El hombre israelita Tan rápido en tu curso que fuerzas incontables son vencidas por tu potente espada. Aunque Las naciones Te rodeen ningún poder te confundirá, Hasta que la libertad quede restablecida. Tan rápido… da capo 30. RECITATIVO El hombre israelita Bien podemos esperar recobrar la libertad, pues tus hazañas nos ofrecen tales sueños. 31. DUO Y CORO El hombre y la mujer israelitas Sión levantará ahora la cabeza, Afinad vuestras arpas para cantar sus alabanzas. 32. CORO Israelitas Sión levantará ahora la cabeza, Afinad vuestras arpas para cantar sus alabanzas. 33. RECITATIVO La mujer israelita Que honores eternos coronen su nombre: ¡Judas! Merecedor entre todos de gloria y fama. Decid: “Como un gigante visitó la coraza y se ciñó los arreos guerreros; combatió como el león y como un cachorro rugió por su presa” 34. ARIA La mujer israelita A reyes poderosos despojó alegrando A Judea con sus actos. Judea glorifica su nombre y la fama De su héroe recae sobre ella. A reyes poderosos… da capo 35. DUO Y CORO La mujer y el hombre israelitas ¡Salve, salve, Judea, tierra feliz! La salvación se acerca de su mano. 36. CORO Israelitas ¡Salve, salve, Judea, tierra feliz! La salvación se acerca de su mano. 37. RECITATIVO Judas Macabeo Gracias, hermanos, pero elevad ahora los ojos al cielo, al cielo toda gloria y alabanza; al cielo agradeced la victoria sin añadir otra causa como hicieron vuestros padres en Midian, diciendo: “La espada de Dios y Gedeón”, El Señor fue quién luchó por Israel y Obró nuestra milagrosa salvación. 38. ARIA Judas Macabeo ¡Cuán vano es el hombre, que en la lucha presume de un valor de fuerza gigantesca! Y no ve que una mano invisible Dirige y conduce esta débil máquina ¡Cuán vano… da capo 39. RECITATIVO Mensajero ¡Oh Judas, oh hermanos! Nuevas escenas de sangrienta guerra Surgen con todos sus horrores. Preparaos, preparaos, o pronto moriremos víctimas del gran Antíoco; desde la costa egipcia (donde Ptolomeo perdió Menfis y Pelusia) envía al valiente Georgias y ordenas a sus fieras Y victoriosas legiones que destruyan la fuerza de Israel y que barran cualquier vestigio del lugar sagrado. 40 ARIA Y CORO La mujer israelita ¡Ah desventurada, desventurada Israel! Tan bajo caída del éxtasis Más feliz al más triste abatimiento. 41 CORO Israelitas ¡Ah desventurada, desventurada Israel! Tan bajo caída del éxtasis Más feliz al más triste abatimiento 42 RECITATIVO Simón Consolaos y no creáis que estas plagas os son enviadas para vuestra destrucción, sino para vuestro castigo. En su misericordia el cielo a veces castiga para que el pecado sienta su fealdad interna y no Cause mayor ruina. Volveos hacia Dios y que su vara de hierro os sirva de bienaventuranza. 43. ARIA Simón El Señor obra maravillas para Acrecentar su gloria. Y aún tronando Es digno de temor y alabanza. 44. RECITATIVO Judas Macabeo ¡Mis armas! Yo marcharé contra este Gorgias. El caudillo Idumeo sabrá cuán vano, cuán inútil es su plan, siempre que la ira lo conduzca y a mí Jehová. 42 ARIA Judas Macabeo ¡Tocad a las armas! Tocad vuestras trompetas de plata, y convocad a los valientes, sólo a los valientes. Quien se aliste que me siga: ¡a la guerra otra vez! La justicia y el valor son como mil hombres. Tocad a las armas, tocad vuestras trompetas de plata! Y convocad a, los valientes, sólo a los valientes. 46. CORO Oímos, oímos la terrible y deseada llamada. Y le seguimos a la guerra; si caemos, caeremos por las leyes, la religión y la libertad. 47. RECITATIVO Simón ¡Ya basta! El resto lo hará el cielo. Con pechos tan generosos e impulsivos podemos dividir nuestros cuidados: el campo será tuyo oh Judas y mío tu santuario; porque Sión, la sagrada Sión, la sede divina, está pisoteada y arruinada por los paganos, tal sacrilegio exige un desagravio, si alguna vez Israel puede esperar victoria en la batalla. 48. ARIA Simón Con devotos y valientes, corazones, oh Sión, atendemos tu llamada, sin temor a las naciones que nos desafían. Dios es nuestro defensor, Dios nuestro aliado. 49. RECITATIVO El hombre israelita Vosotros adoradores de Dios, derruid los altares manchados, derruidlos, echad a Júpiter Olímpico de su trono, no idolatréis a Baco con su corona de viña y su báculo abierto también de viña. Nuestros padres jamás supieron de él o de su séquito bestial, o conociéndolos, despreciaron a esos falsos ídolos. La mujer israelita Que las vírgenes no se reúnan más en Sión, enardecidas por su error, para dirigir sus cantos nocturnos a Astarté, llamando a gritos a la Reina del Cielo. Que la diosa sea conducida a Fenicia, o que sea lanzada, con sus sacerdotes y séquito, al rincón más remoto de la tierra, para que nunca más nos engañe con mentiras piadosas. 50. ARIA La mujer israelita Los falsos sabios, los halagadores, pueden engañarnos con sus astucias tan inútiles como misteriosas; pero los encantamientos no podrán ayudarnos a curar las heridas de nuestros corazones. Por el contrario la verdadera sabiduría puede ayudarnos, la sabiduría divina que viene del cielo; es la única que nunca engaña, es la única que puede aliviar nuestros tormentos. Los falsos sabios, los halagadores… da capo 51. DUO La mujer y el hombre israelitas ¡Oh! No nos postremos nunca ante ídolos de piedra o madera; adoremos siempre al Dios de Israel, y oigamos siempre su mandato sagrado. 52. CORO DE ISRAELITAS Jamás, jamás nos postraremos ante ídolos de piedra o madera. Adoramos a Dios y sólo a Dios. ACTO TERCERO 53. ARIA El hombre israelita ¡Padre de los Cielos! Desde tu trono eterno envíanos tu bendición, a nosotros que preparamos los ritos sagrados para solemnizar la fiesta de la luz. Nuestros corazones agradecidos elevan este altar en alabanza tuya, con himnos de alegría triunfante ¡Padre de los Cielos!… da capo 54. RECITATIVO El hombre israelita Ved, ved las llamas que surgieron del altar y en animadas corrientes van tras el humo que despiden. Un oloroso incienso remonta el etéreo azul, presagio cierto de que el Señor ha escuchado nuestra plegaria. 55. RECITATIVO La mujer israelita Concédenos, Señor, que cesen nuestras penas y que las hijas de Judea gusten las delicias de la paz, sin llorar ya a más hijos, hermanos y esposos, torturados en su propio hogar o muertos en la guerra. 56. ARIA La mujer israelita Y así despertarán el arpa y el laúd y con voz dulce y alegre entonarán y compondrán seráficas melodías en los puros acordes del hijo de Jessé. 57. RECITATIVO Mensajero, Simón De Cafarsalama vengo, sobre las alas del águila, con nuevas de inmensa alegría: Lisias llegó, con su ejército, cubiertos con cotas de malla; su línea de escudos de oro y de cobre despedía chispas sobre los campos, mientras que enormes elefantes, con torres al lomo, ofrecían un frente aterrador, pero Judas, impávido, topó, luchó y derrotó a la terrible hueste y aún más, Nicanor y miles de los suyos fueron muertos, Nicanor el blasfemo que provocó al Dios vivo y que, en su orgullo insaciable, se erigió un público monumento por victorias aún no ganadas ¡Pero mirad! Llega el conquistador, y en su lanza, para disipar cualquier temor, lleva la mano y cabeza del jactancioso que amenazaba la destrucción del país. 58. CORO Coro de jóvenes ¡Ved, aquí llega el héroe conquistador! Tocad las trompetas, redoblad Los tambores. Preparad juegos, traed El laurel, cantadle canciones triunfales. Coro de vírgenes ¡Ved como avanza el joven semidiós! Acompañad el baile con el son de las Flautas; con coronas de mirto y rosas entretejidas adornad la frente divina de nuestro héroe. Coro de israelitas ¡Ved, aquí llega el héroe conquistador! Tocad las trompetas, redoblad los tambores. Preparad juegos, traed el Laurel, cantadle canciones triunfales. ¡Ved, aquí llega el héroe conquistador! Tocad las trompetas redoblad los tambores. 59. MARCHA 60. CORO Cantad a Dios y elevad vuestros corazones, para coronar esta conquista con alabanzas sin fin. 61. RECITATIVO Judas Macabeo ¡Qué dulces suenan los acordes que llegan a mi oído! Los ángeles podrían inclinarse desde el cielo para escuchar la hermosa canción que entonamos ante el Señor y Rey de Israel. Pero callemos un instante: preparemos los merecidos obsequios para los que valientemente cayeron en la guerra. Rindamos especial tributo a Eleazar, Abriéndose camino entre las tropas degolladas hasta el elefante regio, e hiriéndole cae aplastado por el Monstruo y alcanza así muerte gloriosa. 62. ARIA Judas Macabeo Con honor coronemos la lucha en el desierto para que la trompeta no suene nunca en vano, sino que, atentos a la alarma, las naciones más fieles se apresten a las armas, y, conquistando o conquistadas, se hagan merecedoras al premio de una tierra feliz o de un paraíso aún más feliz. 63. RECITATIVO Eupolemo (embajador judío en Roma) Paz al pueblo judío; paz y libertad. Desde el gran senado de la Roma Imperial, vengo con un firme tratado de amistad. Roma, contra cualquier nación que ose insultarnos, elevará, en vuestra defensa, su renombrado poderío, y os vendrá, por tierra o mar, su brazo vengador “para frenar al orgulloso y liberar al oprimido”. 64. CORO DE ISRAELITAS Rindamos a nuestro Dios todos los honores que los corazones agradecidos le puedan dirigir desde la tierra. 65. RECITATIVO La mujer israelita Qué la gratitud descienda de nuevo a la tierra, porque nuestro héroe nuestro hermano digno es de alabanza. Venid entonces, hijas mías, y poned todo vuestro arte en tejer una guirnalda para la frente del vencedor, Y proclamad eternamente en vuestros cantos el valor protector, la fuerza que bendecía, que os bendecía con horas que prodigan, al pasar, amor dulce, suave, tranquilo y alegría limitada. 66. ARIA, DUO La mujer y el hombre israelita Oh dulce paz, de coronada riqueza, Ven y derrama sobre nosotros tus bendiciones. Que las colinas se adornen de rebaños y que los valles sonrían con mieses ondulantes. Que cese la estridente trompeta y que ningún otro sonido más que el canto de los pájaros acompañe el alegre nacimiento del día. Oh dulce paz… da capo 67. ARIA Simón ¡Alégrate, oh Judea y entona con los querubines y los serafines armoniosos cantos divinos! 68. CORO Israelitas ¡Aleluya! Amén.

Fuente: http://www.kareol.es/obras/cancioneshandel/judas.htm

Delalande, Michel Richard

Michel Richard Dalalande “Simphonies pour le Soupers du Roy” Concert de Trompettes

Troisième leçon de ténèbres pour le Jeudy Saint

M.-R. Delalande: Miserere Mei, Deus S.27 [La Chapelle Royal - Ph.Herreweghe]

BIOGRAFIA

Obra religiosa

Michel-Richard Delalande a principalement composé des grands motets. Il en écrivit 77, pour les messes et offices quotidiens de la chapelle royale du château de Versailles ou les fêtes royales. Les psaumes 46 et 109, Omnes gentes et Dixit Dominus, furent même mis en musique deux fois, dans sa jeunesse puis à sa maturité.

Parmi ses petits motets, on retient :

Obrae profana

  • S.133 Les Fontaines de Versailles, petit opéra en six scènes, livret par Antoine Maurel40, joué au château de Versailles le 5 avril 168341 [10] [archive] [PDF].

« Ce fut une vitrine admirable pour les talents et la technique raffinée du compositeur, alors âge de 25 ans, qui devait passer à la Cour de Versailles les quarante-trois années qu’il lui restait à vivre (commentaire du programme par Lionel Sawkins, les 14 et 15 octobre 2001 lors des Journées Michel-Richard de Lalande). »

  • S.134 Concert d’Esculape : donné au Roy chès Madame de Montespan, pièce d’Antoine Maurel40, exécutée à Versailles chez Madame de Montespan le [...]42 mai 168343 [11] [archive]
  • S.136 Ballet de la jeunesse présenté devant Sa Majesté à Versailles sur Le petit Theastre Le 28e janvier l’an 1686 [12] [archive].
  • S.143 L’Amour fléchi par la constance (1697), représenté devant le roi en exil Jacques II d’Angleterre et la reine Marie de Modènec 22
  • S.144 Intermèdes de Musique et de Danse de Mirtil et Mélicerte, pastoralle héroïque. Nouvellement au Théâtre44 [13] [archive].
  • S.150 Le Ballet de la Paix (1713)45
  • S.152 Symphonies des Folies de Cardenio (1720)46
  • S.153 Les Élémens, ballet dansé par le Roy, dans son palais des Thuilleries, Le 22 octobre 1721, pour le jeune Louis XV, en collaboration avec son élève André Cardinal Destouches17[14] [archive].

« Trompettes, éclatez, frappez, percez les airs,

Eclatez, annoncez un maître à l’Universc 27. »

  • S.155 – S.172 Symphonies pour les Soupers du Roy parmi lesquelles la « Deuxième Fantaisie, ou Caprice que le Roy demandoit souvent » (S.161), donné au premier Concert Spirituel47. Chez Delalande, le terme symphonie ne signifie qu’« ensemble instrumental » ou, par extension, « musique pour ensemble instrumental » et ne désigne pas encore la forme musicale née dans la seconde moitié du XVIIIe sièclec 28.
  • S.173 Noels en trio avec un Carillon pour les flûtes, violons et hautbois. 1er livre. par Feu Monsieur Delalande. Gravez par Mlle Michelon…. [c. 1740].

Biblioteca: Supebacterias

Superbacterias-2

20190610174915_bacterias-pixabay_foto610x342

images

Nuevo libro en nuestra biblioteca y sobre uno de los temas fundamentales del futuro y que nos puede afectar mucho., Gran obra de divulgación científica, totalmente recomendable para todos los lectores.  Leerlo  es fundamental.

Superbacterias

«Los humanos no son tan brillantes. Piensan en muchas cosas, pero las bacterias solo piensan en una: sobrevivir.» Gary French, Hospital St. Thomas de Londres, Sunday Times.

Desde que abrimos los ojos al despertar hasta que los cerramos cuando nos quedamos dormidos, todo, absolutamente todo lo que observamos está cubierto de bacterias. Desde las sábanas de nuestra cama hasta los árboles que asoman al otro lado de la calle. Todo. Desde los bolígrafos de nuestro escritorio hasta las monedas que llevamos en el bolsillo o los cromos que intercambian nuestros hijos en el colegio; el pelo de nuestras mascotas, las revistas del quiosco, el teclado de nuestro ordenador… Nosotros no las vemos, pero están ahí. Y hay muchas. Muchas de ellas son beneficiosas para el ser humano; pero otras no: programadas para sobrevivir pondrán todos los medios a su alcance para esquivar a nuestro arsenal, cada vez más ineficaz, de fármacos.

«Estamos perdiendo la batalla contra las enfermedades infecciosas. En pocas palabras, los medicamentos no funcionan.» Sally Davies, jefa de la Oficina Médica, UK.

¿Qué son las bacterias patógenas? ¿Cuántas hay? ¿Cómo nos afectarán en el futuro cuando estén armadas hasta los dientes de genes de resistencia? ¿Serán todas las bacterias patógenas en el año 2050 multirresistentes? ¿Por qué los antibióticos están dejando de funcionar? ¿Está en nuestras manos evitar que esto llegue a ocurrir?

Los antibióticos son la base de la medicina moderna. Sin ellos no podríamos enfrentarnos con las bacterias que causan infecciones mortales; tampoco podríamos utilizar la quimioterapia en pacientes con cáncer, no podríamos realizar trasplantes de órganos y ni siquiera podríamos realizar operaciones quirúrgicas sencillas.
Debido a la excesiva utilización de estos medicamentos y a su mal uso, hemos favorecido la aparición y propagación de bacterias resistentes a ellos, por lo que estos fármacos están dejando de funcionar como deberían.
Este libro trata sobre el aumento alarmante de bacterias resistentes a los antibióticos, que causan enfermedades y fallecimientos todos los días en los hospitales de todo el mundo. Necesitamos que los antibióticos que estamos utilizando mantengan su actividad durante más tiempo y necesitamos descubrir otros nuevos, adaptarnos si queremos ganar la batalla contra las superbacterias.

Editorial

Cuando en 1928 el escocés Alexander Fleming descubría la penicilina, se abría una nueva era para la medicina que parecía haber conjurado para siempre el fantasma de las enfermedades bacterianas. Sin embargo en 1945, al recibir el Nobel, el propio Fleming ya advertía de que un uso excesivo de los antibióticos podía favorecer la proliferación de microbios resistentes, insensibles a la acción de estos fármacos.

Algo más de medio siglo después, la predicción se ha convertido en una preocupante realidad: según un estudio británico de 2014, las infecciones resistentes a los antibióticos hoy causan 700.000 muertes al año, una cifra que podría escalar hasta los 10 millones a mediados de este siglo. Las responsables de esta amenaza suelen ser cepas de especies bacterianas relativamente comunes que desarrollan resistencia a múltiples antibióticos y que popularmente se conocen como superbacterias. Repasamos aquí algunas de las más peligrosas:

Superbacterias

pintores: Garbieri

Lorenzo_Garbieri_-_Madonna_with_the_Child,_Saint_Cecily_and_Saint_Albert_-_Google_Art_Project

H0046-L03666523

Biografia

Obras:

  • Lamentación (1600-02, Oratorio de San Colombano, Bolonia), fresco.
  • Flagelación (San Domenico, Bolonia), anteriormente atribuida a Ludovico Carracci.
  • Lapidacion de San Esteban (Pinacoteca Nacional de Bolonia)
  • Escenas de la Vida de Jacob (1606-14, Santa Maria della Pietà, Bolonia)
  • Virgen con el Niño con Santa Cecilia y San Alberto (1610, Pinacoteca Capitolina, Roma)
  • Escenas de la Vida de San Carlos Borromeo (1611, San Paolo Maggiore, Bolonia)
    • San Carlos Borromeo aprueba la regla de los barnabitas
    • San Carlos Borromeo imparte la comunión a los apestados
    • San Carlos Borromeo penitente en procesión durante la peste
  • Deposición (c. 1609, San Antonio Abate, Milán)
  • Entierro de Cristo (c. 1609, San Antonio Abate, Milán)
  • Curación del ciego (Galleria Pallavicini, Roma)
  • Adoración de los Pastores (San Stefano, Imola)
  • Escenas de la Vida de la Virgen (1613-14, San Bartolomeo, Modena)
  • Escenas de la Vida de Santa Felicita (1613-26, San Maurizio, Mantua)
  • Circe (Pinacoteca Nacional de Bolonia)
  • San Pablo resucita al joven Eutiquio (Filippini, Fano)
  • El descendimiento de la Cruz, (Musée de Dinan, Francia)

pintores: Waterhouse

bola-de-cristal-1902-j-w-waterhouse

Obras de John_William_Waterhouse

boreas-1903-j-w-waterhouse

coged-rosas-mientras-podais-1909-j-w-waterhouse

destino-j-w-waterhouse

john-william-waterhouse-circe-offering-the-cup-to-odysseus1891-c3b3leo-sobre-tela-92-cm-x-149-cm-oldham-art-gallery-oldham-u-k

lamia-version-2-1909-j-w-waterhouse

miranda-tempestad-j-w-waterhouse

ninfas-cabeza-orfeo-1900-j-w-waterhouse

psique-abriendo-puerta-al-jardin-cupido-1904-j-w-waterhouse_1

the-shrine-jw-waterhouse-1895

the-siren-1900-j-w-waterhouse

una-sirena-1900-j-w-waterhouse

windflowers-j-w-waterhouse

John William Waterhouse fue un pintor británico. Hijo de artistas, sus comienzos como pintor estuvieron influidos por el neoclasicismo victoriano. En la fase siguiente, se convierte en un pintor prerrafaelita. Más tarde estuvo atraído por el plenairismo de los impresionistas franceses.

Biografía

Obras

compositores: Haendel

Haendel: Coronation Anthems – Ode for St Cecilia’s Day – Les Arts Florissants, Paul Agnew Full

1. ZADOK THE PRIEST 0:30 2. MY HEART IS INDINTING 6:18 – King’s daughters 9:12 – Upon thy right hand 11:30 – King shall be thy nursing father 14:54 3. THE KING SHALL REJOICE 17:46 – Exceeding glad shall he be 20:30 – Glory and worship hast thou laid upon him 23:46 – Allelujah 26:20 4. ODE FOR ST.CECILIA’S DAY – Overture (larghetto e staccato – allegro – minuet ) 28:47 – Recitative ( tenor ) : From harmony… 34:07 – Chorus : From harmony…37:14 – Aria ( soprano ) : What passion cannot music raise and quell 41:11 – Aria ( tenor ) and Chorus : The trumpet’s loud clangour 50:07 – March 53:17 – Aria ( soprano ) : The soft complaining flute 55:27 – Aria ( tenor ) : Sharp violins proclaim 1:01:12 – Aria ( soprano ) : But oh ! What Art can teach 1:05:14 – Aria ( soprano ) : Orpheus could lead the savage race 1:10:31 – Recitative ( soprano ) : But bright Cecilia raised the wonder higher 1:12:15 – Soprano and Chorus : As from the power of Sacred Lays 1:13:10 – Chorus : The dead shall live, the living die, and Music …. 1:15:52 https://youtu.be/-nZpe32M-EI

Handel – Messiah – Stephen Cleobury 1993 (New upload, Full HD 1080p)

00:00 Ouverture 3:04 Comfort ye my people 5:54 Ev’ry valley 9:15 And the glory of the Lord 12:06 Thus saith the Lord of hosts 13:27 But who may abide 17:31 And he shall purify the sons of Levi 20:07 Behold, a virgin shall conceive 25:56 For behold, darkness shall cover the earth 31:18 For unto us a child is born 35:22 Pifa 37:52 There were sheperds 39:11 Glory to lord 41:10 Rejoice 45:27 Then shall the eyes 50:26 His yoke 53:00 Behold the lamb 55:54 He was despised 1:05:22 Surely he has borne 1:07:05 And with his stripes 1:08:54 All we like sheep 1:12:43 All they that see him 1:15:46 Thy rebuke 1:18:56 He was cut off 1:21:28 Lift up your heads 1:24:32 Unto which of the angels 1:26:24 Thou art gone up on high 1:29:35 The Lord gave the word 1:30:42 How beautiful are the feet 1:32:48 Their sound is gone out 1:34:19 Why do the nations 1:37:28 He that dwelleth 1:39:39 Hallelujah 1:43:33 I know that my redeemer liveth 1:49:20 Since 1:51:24 Behold, I tell you a mistery – The trumpet shall sound 2:00:40 Then shall be brought 2:04:10 If God be for us 2:09:16 Worthy is the lamb OBRAS

Georg Friederich Handel (1685-1759) compositor y organista alemán nacido en Halle . Handel es uno de los grandes del siglo XVIII, sin discusión. Autor de una de las obras más célebres e interpretadas de todos los tiempos, El Mesías , un oratorio que actualmente todos asociamos a la Navidad aunque su idea original era hacer que la obra se representara durante la Pascua. Sea como fuere, su popularidad ahora y en su tiempo fue tal que, incluso, un joven Mozart hizo una versión en alemán y con retoques instrumentales que un día recuperaremos. Nacido el mismo año que el gran maestro Bach, sus vidas discurren casi en paralelo. No así su obra es bien diferenciada. Handel asocia a la ópera y al oratorio. Devoto de la música de forma espontánea fruto, parece ser, de la presencia misteriosa de un viejo clavecín en el granero donde dormía, Handel no tiene antecedentes musicales familiares definidos. Por este hecho, su familia no se mostraba muy convencida de la devoción artística de su hijo y querían que se dedicara al Derecho, sin embargo, una oportuna intervención del príncipe de Sajonia hizo desistir la voluntad paterna en favor de la pasión musical.
A partir de este instante y fruto de sus genuinas y brillantes capacidades intelectuales, Handel comenzaría una serie de viajes que lo llevarían en su etapa previa a Londres, donde cambiaría incluso su nombre, por Hamburgo, Italia y Hannover. Ciudades y países donde su fama se incrementaría exponencialmente gracias a sus obras vocales pero también instrumentales. Telemann, los hermanos Scarlatti, Corelli, Caldara … todos ellos y muchos más, compartieron momentos musicales con un Handel que, si bien ya era muy popular, no sería hasta establecerse en Londres donde gozaría del mayor de los reconocimientos públicos de su tiempo. Su vida es muy extensa y consta de varias etapas las que iremos conociendo a medida que descubrimos este compositor eterno:
VIDA:
Georg Friederich Händel ( Halle , 23 de febrero de 1685 – London , 14 de abril de 1759) fue un compositor alemán nacionalizado inglés. Reconocido constantemente como uno de los más grandes compositores de su época, su reputación después de su muerte a principios del siglo XX se basó, en gran medida, en relación a un pequeño número de obras orquestales y oratorios, siendo El Mesías uno de los más citados de la historia. De hecho, contribuyó en todos y cada uno de los géneros musicales de su época, tanto vocal como instrumental. La composición de óperas, principalmente en libretos italianos, dominó la primera parte de su carrera. En sus últimos años su compromiso con obras vocales a gran escala, generalmente con un fuerte elemento dramático, encontró una salida más individual en el oratorio inglés, un género que él inventó y consolidó definitivamente. Nació en Alemania, en el seno de una familia sin tradición musical. Sin embargo, su talento se manifestó de manera que, antes de celebrar los 10 años, comenzó a recibir, de un organista local, las únicas clases a las que asistió durante su vida. Aunque su primer trabajo, a los 17 años, fue como organista de iglesia al Halle, sus gustos musicales no se correspondían con este cargo. En 1703 se trasladó a Hamburgo, el centro operístico de Alemania en aquel tiempo. Fue allí donde, en 1704, compuso su primera ópera, Almira , que obtuvo gran éxito al año siguiente. Poco tiempo después, insistiendo en su deseo de conseguir prestigio como compositor de ópera, marchó a Italia. Su primera parada fue en Florencia y en la primavera de 1707 viajó a Roma, donde disfrutó del mecenazgo tanto de la nobleza como del clero. En Italia compuso óperas, oratorios y pequeñas cantatas profanas. Su estancia en Italia finalizó con el éxito de su quinta ópera, Agrippina (1709), estrenada en Venecia.Händel abandonó Italia y comenzó a trabajar como compositor y director de orquesta de la corte de Hannover, donde llegó en 1710. Pero, al igual que ocurrió con su estancia en el Halle, no permaneció en este cargo durante mucho tiempo ya finales de ese mismo año se marchó a Londres, donde estrenó Rinaldo (1711) con gran éxito. Tras volver a Hannover le concedieron un permiso para viajar a Londres por un corto período de tiempo, aunque esta vez se quedó en la capital británica. En 1714, el elector de Hannover fue nombrado rey con el nombre de Jorge I de Inglaterra . Después de algunos problemas con Händel, se entendieron de nuevo y vio como su pensión aumentaba y recibía el nombramiento como tutor de los hijos. Bajo el mecenazgo del duque de Chandos, compuso su oratorio  Esther  y los famosos 11  anthems Chandos  para coro, solistas y orquesta (1717 a 1720). En 1719 el rey le concedió una subvención para fundar la Royal Academy of Music (centro del que fue presidente), destinada a los espectáculos operísticos. Allí se estrenaron algunas de sus grandes óperas como  Radamisto  (1720),  Giulio Cesare  (1724),  Tamerlano  (1724) y  Rodelinda  (1725). En 1727 Händel obtuvo la nacionalidad británica. En 1728 la Royal Academy se disolvió; sin embargo, al año siguiente fundó una nueva compañía. En 1734 se vio forzado a trasladarse a un nuevo teatro para las presiones de la Opera of the Nobility , compañía rival, y continuó componiendo ópera hasta el 1737, año en el que las dos empresas dejaron de funcionar. En 1737, un ataque de parálisis le obligó a permanecer una temporada inactivo y se retiró a Aquisgrán. En 1738 retomó la composición operística y en 1741 compuso su última ópera, Deidamia . Durante los años treinta se consagró, en primer lugar, en la composición de oratorios dramáticos en inglés, como Athalia (1733) y Saúl (1739), y en segundo lugar, en cuanto a obras instrumentales interpretadas junto a los oratorios, entre las que se encuentran algunos de sus conciertos más importantes: los conciertos para solistas del opus 4 (1736, cinco para órgano y uno para arpa), y los 12 concerti grossi del opus 6 (1739). En 1742 estrenó en Dublín el oratorio El Mesías , su obra más célebre. Hasta 1751 continuó componiendo oratorios, entre los que se incluyen obras maestras como Sansón (1743) y Salomón (1749). Fue a partir de entonces cuando su vista comenzó a fallar. Antes de morir en Londres el 14 de abril de 1759 pudo escuchar, el 6 de abril, la representación musical de El Mesías .

pintores: Casali

228888

Andrea_Casali_-_Lucretia_-_WGA4524

Andrea Casali ( Civitavecchia , 17 de noviembre de 1705 – Roma , 7 de septiembre de 1784) fue un pintor italiano llamado ‘ The Chevalier ‘. Nació en Roma y se formó con Sebastiano Conca y Francesco Trevisani . Hasta 1738 trabajó como decorador de varias iglesias romanas. Previamente, en 1729, recibió la condecoración de la Orden de la Espuela de Oro por los servicios prestados a la iglesia. En 1741 viajó a Inglaterra donde vivió un mínimo de 25 años. Allí fue profesor de James durnat  y trabajó al servicio de Thomas Coke de Leicester y de Alderman William Beckford . En 1766 volvió a Roma, ciudad donde trabajó en pintura y iconografía religiosa y donde murió en septiembre de 1784.

BIOGRAFIA

OBRAS:

Lucrezia che piange la sua disgrazia, 1761, Musée du Louvre, Parigi;

 

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados